Principios Culinarios: Principios Básicos de la Preparación de Pastas

Principios Básicos de la Preparación de Pastas

9 septiembre, 2016

Consejos

0 comments

La pasta es un nombre que su utiliza para describir la mezcla hecha con harina de trigo y agua. Se puede adquirir fresca o seca, pero por lo general en el hogar costarricense se suele consumir la pasta seca. Aunque también se pueden conseguir congeladas como son las pastas rellenas, por ejemplo, lasagna, raviolis y tortellini. En alguna medida un tipo de pasta se puede sustituir por otra, sin embargo, la mayoría de las recetas sugieren una o varios tipos de pasta que son apropiadas para la salsa u otros ingredientes de la receta.

Tipos y formas de pasta

Hay cientos de formas y tamaños de pasta, y con cada forma se utilizan diferentes preparaciones basadas en la forma en que se mezclarán con la salsa, la textura deseada, o cómo va ser utilizado el producto.

Por ejemplo:

  • Las formas de pasta con agujeros o salientes, tales como ruedas o rotini, son perfectas para salsas más espesas.
  • Las pastas finas y delgadas, como el cabello de ángel, son mejores servidas con salsas ligeras.
  • Las más gruesas, tales como fettuccine, combinan bien con salsas más pesadas.
  • Las pastas que son de forma pequeñas, tales como las formas del alfabeto, son excelentes para sopas.

En cuanto a las pastas de sabores, como por ejemplo fideos de espinaca que son verdes agregan al platillo no solo color pero sabor. Este tipo vienen en diferentes formas, tanto secas como de forma fresca.

Tiempos de cocción

El tiempo de cocción depende de la forma de la pasta. Es importante estar familiarizado con los diferentes formas de pasta, así los tiempos de cocción pueden ser ajustados acorde. Ente más grande y más completo el tamaño de la pasta, más largo es el tiempo de cocción. La mayoría de las recetas de pasta especifican los tiempos de cocción de ella ‘al dente‘, lo cual quiere decir tierna pero firme.

La pasta se expande y se hace más pesada cuando está cocida. En general, las pastas duplica o triplica en peso cuando se cocinan. Del mismo modo, el volumen aumenta dos a dos y media veces durante la cocción. La regla general dice que 1 litro de agua permite cocinar no más de 100 gramos de pasta. Así que siempre utilice una olla grande para darle espacio a la pasta que crezca y no se pegue entre si. Agregue la sal justo cuando el agua empiece a hervir. Una vez que la pasta ha sido añadida al agua hirviendo se revuelve con frecuencia para evitar grumos.

Cuando la pasta esta siendo preparada como parte de una receta que va ser cocinada aun mas, por ejemplo macarrones y queso o lasagna, hay que reducir el tiempo de cocción unos 2 minutos, para evitar que el resultado final no sea muy viscoso. La pasta que no está lo suficientemente cocida es resistente y correosa. La pasta que esta demasiada cocida es suave y pastosa. Cuando se combina la pasta con una salsa, a menudo se rompe. Las pastas son mejores cuando se sirven de inmediato. Sin embargo, a veces es necesario cocinarlas con antelación, algunas sugerencias para esto son:

1. Cuando la pasta se va a servir de inmediato -escurrir, añadir la salsa y servir.
2. Cuando la pasta se servirá en un breve momento -drenar, mezclar con una pequeña cantidad de aceite para evitar que se pegue, cubrir, y mantener en el calentador.
3. Cuando la pasta se va a servir como parte de una ensalada -cocer la pasta un día antes para que este fría cuando se combine con los otros ingredientes de la ensalada. Luego drenar, mezclar con un poquito de aceite y guardar en el refrigerador. Nunca agregue pasta caliente a una ensalada ya que marchitará los ingredientes frescos.

Vea las recetas de Chef Rebecca con pastas:

Ensalada de Pasta con Pollo

Canelones Encanto

Lasagna de Pollo y Hongos